O tratado de Ayacucho e Petrópolis